sindicatos alcala de guadaira

Hazte socio/socia del periódico y apoya el periodismo independiente y crítico en Alcalá

Los representantes de todos los empleados y empleadas municipales han dado lectura a la carta que han dirigido a la alcaldesa denunciado de nuevo la situación de bloqueo permanente de la Delegación de Recursos Humanos a las peticiones de reuniones de las Mesas de Negociación y de Comisiones Paritarias, con lo que se impiden cualquier diálogo y participación sindical.

En la carta, se explica a la alcaldesa socialista que existen una total de seis mesas de negociación solicitadas, alguna desde hace más de un año, y cuya situación actual es el bloqueo absoluto por el equipo de gobierno, compuesto por el PSOE y Ciudadanos.

«Esta vulneración frontal del derecho a la Negociación Colectiva no es de recibo en una Corporación democrática que respete este derecho fundamental y que ignora hasta sus propias normas sobre plazos para el ejercicio de este derecho», han denunciado.

Los sindicatos han lamentado que «jamás en la historia de este Ayuntamiento habíamos visto este comportamiento. Ni en los peores momentos en los que más discrepancias hemos podido tener con equipos de gobierno anteriores se han negado como éste a sentarse y a negociar». Han insistido en que «solo desde la mala fe es posible afirmar que existe una situación de normalidad cuando ni siquiera se está dispuesto a hablar y negociar para resolver los problemas».

Los protestantes han pedido a la alcaldesa que ponga fin a esta situación, restituyendo el ejercicio de estos derechos de participación y negociación colectiva. Para ello le solicitamos también una reunión a la mayor brevedad posible. «Estamos convencidos de que solo apostando por el diálogo, la participación y respetando el ejercicio de los derechos fundamentales pueden y deben ser resueltos los problemas», afirman.

Por último, han afirmado que «no debemos normalizar las relaciones sindicales con la permanente judicialización a la que se nos obliga a los empleados municipales de forma individual y colectiva como mecanismo de resolución de las contradicciones, y mucho menos en una administración de signo progresista».