Hazte socio/socia del periódico y apoya el periodismo independiente y crítico en Alcalá

La pasada noche los servicios de emergencias de Sevilla recibían avisos sobre un incendio que se estaba produciendo en el interior de una residencia de ancianos situada en el Distrito San Pablo-Santa Justa de la capital. Inmediatamente se desplazaron al lugar efectivos de Policía Local y Bomberos junto con Epes061 y Policía Nacional.

En el incendio falleció una mujer de 89 años, otros 18 han sido hospitalizados, cinco de ellos en estado grave con quemaduras. El resto de internos no hospitalizados fueron realojados en una residencia de Sevilla, otra de Alcalá de Guadaíra y algunos se marcharon con sus familiares personados en el lugar. Este traslado se realizó en autobuses acompañados por efectivos de Policía Local y Protección Civil. Por parte de Policía Nacional se realizan las diligencias de investigación del caso.

A la llegada de los primeros efectivos de Policía Local y ante la dimensión del siniestro solicitaron la incorporación de todos los efectivos disponibles para comenzar las tareas de auxilio y evacuación. Unos 60 agentes de Policía Local, 22 de Policía Nacional, 42 efectivos de Bomberos, más de 30 sanitarios (Epes061, SUAP, Red de Transporte Urgente del SAS y SAMU), 15 efectivos de Protección Civil, equipos de UMIES, además de los profesionales de la propia residencia que, con el apoyo de numerosos vecinos, hicieron posible que este siniestro no haya alcanzado dimensiones aún más trágicas. Según las primeras indicaciones del responsable de Bomberos, el fuego pudo producirse en una de las dependencias de la planta segunda por causas que se desconocen y que serán investigadas.

El fuego y el humo de la segunda planta hizo que progresara el humo a la tercera planta dificultando las labores de extinción y rescate de las personas afectadas. Efectivos de Policía Local y Policía Nacional se encargaron de ir trasladando desde las plantas afectadas hasta las escaleras de emergencias y desde allí hasta el exterior del inmueble afectado.

El traslado ha requerido un esfuerzo adicional al tratar de conservar la temperatura de los internos con mantas y ser trasladados uno a uno en sillas de ruedas. Una mujer de 89 años de edad ha resultado fallecida como consecuencia del incendio por lo que fue preciso activar los protocolos necesarios para que la Comisión Judicial practicase las correspondientes diligencias para el levantamiento del cadáver.