Hazte socio/socia del periódico y apoya el periodismo independiente y crítico en Alcalá

Nuevo diseño del logotipo de La Voz de Alcalá

Súmate a los canales de alertas móvil de La Voz de Alcalá. Estamos en WhatsApp y Telegram. Entra y entérate de todo al instante.

El pasado día doce de noviembre se reunieron una veintena de comerciantes de la Plaza de la Almazara ataviados con silbatos y pancartas con motivo del nuevo horario que les obliga a echar el cierre a las seis de la tarde. 

Las nuevas medidas impuestas por la Junta de Andalucía obliga a cerrar a las seis a todos aquellos establecimientos considerados no esenciales. Los pequeños comercios son los más afectados y en concreto el sector de la hostelería. Ante esta situación, los dueños de los locales de esta plaza se organizaron a través del boca a boca y repartieron silbatos con una misión clara: hacer ruido para alertar a los ciudadanos de la situación. «Estamos aquí para que las propias personas de Alcalá nos ayuden a seguir adelante», comentaba una comerciante. La protesta tiene intención de repetirse cada día a la misma hora hasta que la medida cambie o se ofrezcan otras alternativas. 

Durante la protesta algunos propusieron soluciones de diversa índole. «Es muy injusto, tenemos que hacer el cierre de los comercios a las seis de la tarde y lo más normal es que hubiera una normativa donde a las siete estuviésemos todos confinados», alega uno de los protestantes. Otra de las alternativas que se han oído esta tarde ha sido la de flexibilizar los horarios y permitir la apertura hasta las ocho con el objetivo de no perder las ventas de la hora punta y evitar el hundimiento que ya se produjo durante el confinamiento de la primera ola. 

Deja un comentario