Vecinos de la barriada La Liebre denuncian que llevan casi una semana sin luz
Vecinos de la barriada La Liebre denuncian que llevan casi una semana sin luz / Lva
Noticias

Vecinos de la barriada La Liebre denuncian que llevan casi una semana sin luz

Los vecinos de la calle Pelay Correa, ubicada en la barriada de La Liebre, denuncian que llevan desde la madrugada del pasado miércoles sin suministro de luz. Según cuenta uno de los vecinos afectados, Juan, una subida de tensión provocó un corte de luz que a día de hoy no se ha solucionado y que ya han denunciado múltiples veces.

Ante la falta de soluciones, debido a que la compañía eléctrica no les resuelve el problema, y después de casi una semana sin luz, este lunes varios vecinos mantuvieron un encuentro con Adelante, a los que han agradecido “su interés por este caso”. Tras la reunión, unos electricistas acudieron a la zona dañada, y según cuentan, el problema lo habría originado una rata que había mordido los cables provocando que el transformador de luz explotara.

Los vecinos denuncian que están pagando por un servicio que a día de hoy no han tenido, ya que los técnicos, que en un principio aseguraron que irían a revisar lo ocurrido, todavía no se han presentado. “A lo largo de este martes se espera que acudan los técnicos”, ha afirmado Juan.

Unas 30 familias con niños, ancianos y personas enfermas se han visto afectadas estos días por la falta de luz. “Nos hemos visto tirados como perros”, dice Juan, que cuenta como cada noche oye a niños llorando “por el calor insoportable” de estos días, sin tener al menos la posibilidad de usar los aparatos de aire acondicionado o ventiladores. A nivel de mantenimiento de los alimentos, carecen de suministro eléctrico los frigoríficos, que tampoco están funcionando, lo que conlleva pérdidas de alimentos y problemas con la refrigeración de medicación.

Debes leer  Nuevo caso de coronavirus en Alcalá: la cifra total sube a 86 contagios

Además, el suministro de agua también lleva años cortado. “La gente empezó a quedarse parada y se dejó de pagar el agua, que solo podíamos pagar 3 o 4”, explica Juan. Como solución, Emasesa instaló dos fuentes de agua y con la ayuda de bombas eléctricas se pueden permitir que llegue el agua a todas las viviendas. “Necesitamos una solución ya”, reclaman estos vecinos que se sienten abandonados.

Durante varios años, los vecinos de la barriada de La Liebre han enviado varias cartas al defensor del pueblo andaluz informando sobre el estado de deterioro de dicha barriada. Sin embargo, todas ellas han sido devueltas sin éxito.

Hazte socio

Sobre el autor

La Voz de Alcalá

La Voz de Alcalá

Escribir un comentario

Escribir un comentario

El tiempo