Hazte socio/socia del periódico y apoya el periodismo independiente y crítico en Alcalá

El estado de alarma ha provocado que numerosas familias se hayan visto afectadas perdiendo empleos o con necesidades económicas. A las 347 familias que ya se venían atendiendo regularmente cada mes desde las seis cáritas parroquiales de Alcalá, a las cuales se les ha seguido prestando la ayuda correspondiente, se han unido, con la declaración de la alarma sanitaria, un numeroso grupo de familias demandando ayudas de emergencia, alimentos y artículos de primera necesidad básicamente.

Hasta el 31 de marzo, esta ayuda de emergencia se ha distribuido por zonas de la siguiente forma:
– Cáritas Parroquial de Sta. María y S. Miguel: 12 familias
– Cáritas Parroquial de San Agustín: 32 familias
– Cáritas Parroquial de San Mateo: 13 familias
– Cáritas Parroquial de la Inmaculada: 17 familias
– Cáritas Parroquial de San Sebastián: 30 familias
– Cáritas Parroquial de Santiago: 15 familias
Total: 119 familias

Si al total de familias atendidas con carácter de urgencia (119) le añadimos las que ya se atendían regularmente (347), resulta un total de familias atendidas en el mes de marzo de 466. Los recursos aplicados en el referido mes ascienden a 18.640 euros, según los datos facilitados por Cáritas.

Las acogidas y entrevistas se están realizando de forma telefónica por parte de los voluntarios/as de las distintas cáritas parroquiales y en algunos casos también por los párrocos. Tras evaluar la situación y el tipo de ayuda que
requiere cada familia, se les ha proporcionado alimentos básicos, ayudas económicas, comidas preparadas o vales para el supermercado u otras tiendas de alimentación.

En todos los casos en que es necesaria la presencia física entre el voluntario/a y el demandante de ayuda, se están extremando todas las medidas de seguridad impuestas por la situación de alarma sanitaria (guantes, mascarillas, distancia de seguridad, desinfección de locales, etc. ).

Los voluntarios de Cáritas en Alcalá entienden que ahora más que nunca “es necesario estar con los que atraviesan una situación económica muy delicada y por eso continuaremos, dentro de nuestras posibilidades y en función de nuestros recursos económicos y humanos, colaborando de forma responsable y organizada para hacer más llevadera esta situación”.

“Seguiremos realizando esa labor sencilla, callada y eficaz siempre junto a nuestros hermanos más necesitados” han explicado en un comunicado.