El aumento de las temperaturas ayudará a reducir la propagación del coronavirus. Según un estudio realizado en Pekín, por cada aumento de un grado de temperatura, los contagios del Covid-19 se reducen un 3,8%.

El estudio, realizado por investigadores de las universidades Beihang y Tsinghua, concluye que el virus a lo largo de febrero se extendió en territorios cálidos y húmedos, poniendo como ejemplo a zonas como Tailandia, Malasia y Singapur, y por el contrario no se frenó en zonas secas y frescas como Corea del Sur, Irán y Japón.

En ese sentido, al igual que cada grado perjudica a la propagación del virus, el documento también constata que  por cada 1% de aumento de la humedad, los contagios se reducen un 2,2%. El estudio ha contado con los datos de   las cien ciudades de China que habían registrado más de cuarenta casos coronavirus. Así, se han consultado estadísticas de hasta 4.711 pacientes diagnosticados antes del 24 de enero.

El documento al completo de investigación puede consultarse en este enlace.