Hazte socio/socia del periódico y apoya el periodismo independiente y crítico en Alcalá

Nuevo diseño del logotipo de La Voz de Alcalá

Súmate a los canales de alertas móvil de La Voz de Alcalá. Estamos en WhatsApp y Telegram. Entra y entérate de todo al instante.

La falta de medios con los que cuenta la Mancomunidad de los Alcores, la empresa pública que se encarga de la recogida de residuos y limpieza en Alcalá, está provocando el colapso de la recogida de basura. Con frecuencia se observan contenedores repletos sin recoger durante varios días y bolsas en el suelo por la falta de capacidad de estos. El desarrollo urbanístico y el crecimiento de la población ha generado una mayor demanda del servicio que no se ha visto correspondida con un incremento de los medios dispuestos por parte de la Mancomunidad.

«Que Alcalá amanezca limpia con estos medios es imposible», afirma Alonso Lirio, representante de los trabajadores en el Comité de Empresa, que explica que los operarios están trabajando con camiones que tienen 19 años de servicio. Se compraron en el año 2000 y constantemente sufren averías, generando un coste muy alto en reparaciones, además de retrasos en el servicio de recogida. «A veces salen a la calle rozando el límite que permite la ley de prevención de riesgos laborales», lamentan desde este comité. Además, «hay vehículos que están 24 horas funcionando, se baja el conductor de un turno y se sube el siguiente».

Actualmente, la flota de la Mancomunidad compartida entre todos los municipios no llega a la veintena de vehículos entre camiones y barredoras. Cada vez que uno de estos tiene un problema, la recogida se ve mermada, puesto que no hay suficientes unidades para sustituirlos. A este hecho se suma que cada vez hay más tipos de recogidas, lo que «complica» aún más la labor. Existe la recogida trasera, la lateral y la bilateral, además del camión grúa para los residuos selectivos, que también se utiliza para otros servicios. Para cada tipo de recogida, también hay un tipo de contenedor. Es aquí donde se produce el caos. No hay existencias para reponerlos por los mismos tipos de contenedores que se retiran. Esta circunstancia, sumada a las averías de los camiones, implica que a diario se tengan que cambiar e improvisar rutas o que tengan que pasar por un mismo punto varios camiones para no dejar atrás contenedores llenos de basura. En muchos casos resulta imposible y durante más de un día permanecen sin recoger, generando un clima de malestar entre los vecinos, además de un foco de insalubridad. Pero no sólo eso, porque la retirada de las bolsas del suelo que se acumulan tras fallar la recogida vuelve a generar retrasos que no están contemplados en las rutas de los camiones.

A la falta de previsión y de inversión en nuevas infraestructuras para el servicio se añade la falta de civismo, ya que en muchas ocasiones los contenedores son víctimas de ataques de vandalismo. El Comité de Empresa ha trasladado todos estos problemas a la Mancomunidad de los Alcores «por todas las vías posibles», sin que hasta ahora se haya resuelto el problema. «No hay previsión», critican, porque «la compra de un camión que cuesta unos 300.000 euros o una barredora 150.000 euros necesita un proceso administrativo largo, pero ni siquiera se inicia».

El Ayuntamiento es conocedor de la situación, de hecho, muchas de las quejas que recibe la Mancomunidad se derivan de Gecor, la plataforma dispuesta para la atención al ciudadano. Fuentes del gobierno, consultadas por La Voz, admiten los problemas y afirman que se le ha pedido a la Mancomunidad que mejore la recogida y la limpieza. Alcalá destina cada año en torno a los cuatro millones de euros a la Mancomunidad para que esta preste el servicio.

Actualmente, la Mancomunidad de los Alcores está compuesta por seis municipios con distintos grados de participación: Alcalá, Carmona, Mairena del Alcor, El Viso, Sevilla y Dos Hermanas, ciudad que ostenta la presidencia de la Junta General tras la reelección de Antonio Morán. Hay que recordar que Alcalá ha estado ausente en este órgano de la Mancomunidad en los últimos meses tras la dimisión de José Antonio Montero hasta que la alcaldesa Ana Isabel Jiménez ha tomado posesión.

Apoyo a los trabajadores

Al colapso que está sufriendo la recogida de basura se enfrentan a diario los trabajadores, no sólo en la calle donde tienen contacto directo con el ciudadano, también en el taller y en la centralita telefónica, donde no paran de recibir llamadas con avisos y quejas. Actualmente, los trabajadores de la Mancomunidad de los Alcores están doblando turnos y cambiando vacaciones con frecuencia para solventar las carencias que presenta en estos momentos la recogida de residuos y la limpieza en Alcalá. En este sentido, el Comité de Empresa ha señalado que «si tuvieran los medios adecuados no tendrían que trabajar más horas de las necesarias». Relatan que «muchas veces, el personal de limpieza tiene que acudir al camión y se quedan las calle sin barrer y las papeleras sin recoger». El representante de los trabajadores destaca la profesionalidad de los trabajadores de la Mancomunidad: «No hay ninguna huelga encubierta ni ningún pulso al Ayuntamiento».

Francisco Amador

Francisco Amador

Licenciado en Periodismo. Actualmente La Voz de Alcalá, Sevilla Actualidad y En Andaluz. Antes en Localia TV y El Correo de Andalucía.

Deja un comentario