fbpx
Portada » Las escombreras ilegales proliferan en el término municipal de Alcalá
Escombros acumulados en una antigua cantera de albero / Lva
Noticias

Las escombreras ilegales proliferan en el término municipal de Alcalá

En el término municipal de Alcalá proliferan sin control numerosas escombreras ilegales, en las se depositan residuos procedentes de obras y reformas. En muchos casos, los vertidos son altamente contaminantes como ocurre con las placas de fibrocemento que desprenden amianto cuando se fracturan. 
Esta actividad ilegal es uno de los grandes problemas medioambientales que tiene la ciudad, denunciada por el grupo ecologista Alwadi-ira y particulares en muchas ocasiones. De hecho, los ecologistas han habilitado en su web un mapa interactivo para señalizar las escombreras y vertederos ilegales, en el que los vecinos puedan alertar. Constan, al menos 28 puntos repartidos por todo el término. Entre las zonas con más vertederos ilegales se encuentra La Pirotécnica con seis; otros tres están en Las Tinajas; y uno más cerca del hotel La Boticaria. También hay una concentración de escombreras cerca del antiguo Camping Oromana, con cuatro. De forma más diseminada, existen vertederos ilegales detrás del Cortijo Maestre, en la carretera de Morón, detrás de Campo Alegre, detrás de Punta Oromana, en el Cerro Clavijo, cerca del transformador de La Isla, en el Zacatín, en la carretera de Sevilla y otro más en las inmediaciones de la Universidad Pablo de Olavide. También existen, según denuncias vecinales, vertidos cerca de la Estación Depuradora de Aguas Residuales de La Ranilla y detrás de la Cubas Llopis, en el límite del término municipal con Sevilla. En todos estos puntos, no sólo se acumulan escombros proveniente de obras, sino que se depositan pinturas, muebles, electrodomésticos, botellas, entre otros residuos.

En Alcalá, según el registro de la Consejería de Medio Ambiente, no existe ninguna empresa especializada en la gestión de escombros, como es el caso del centro de tratamiento y eliminación de residuos de la construcción y demolición Fermovert, en Sevilla. Hasta allí, llegan legalmente gran parte de los escombros generados en obras y reformas ejecutadas en Alcalá, según uno de sus responsables, Juan Carlos Fernández.

Esta empresa, autorizada desde 2013, explica que el Ayuntamiento está obligado por la Ley de Gestión Ambiental a pedir una fianza al conceder una licencia de obra, que se devuelve una vez presentado el certificado emitido por la empresa receptora de los residuos. Esta circunstancia deja la puerta abierta a la picaresca de quienes están obligados a deshacerse de ellos. En muchos casos, se estima a la baja la cantidad de escombros que se pueden producir, para que, una vez depositados en el centro de tratamiento, se consiga el certificado para recuperar la fianza, pudiendo posteriormente desprenderse de los escombros sin control de ningún tipo por parte de la administración local.

Por otra parte, existen infinidad de obras, sobre todo menores, que se ejecutan sin las preceptivas licencias, por lo que el Ayuntamiento no tiene un control de los residuos que pueden generar. Uno de los grandes problemas para la erradicación de las escombreras ilegales es la falta de vigilancia e inspecciones, reconoce el responsable de Fermovert.

Esta empresa consultada es una de las referentes en la aplicación de la Ordenanza Municipal de Limpieza Pública y Gestión de Residuos Municipales y estima que el precio medio por metro cúbico de residuos procedentes de obras y demoliciones es de tres euros, por lo que suponen un importante ahorro para quienes se deshacen de forma ilegal de los escombros. Como dato curioso, señala Juan Carlos Fernández, cada habitante genera una media al año de 0,5 toneladas de escombros. Este tipo de empresas «optimizan el tratamiento de los residuos y la puesta en circulación de los materiales reciclados, aplicando un sistema tarifario más asequible y acorde con los tiempos actuales, e incluso colaborando en la gestión, tratamiento y en último caso, la eliminación de los residuos de la construcción y demolición para la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos». Fermovert ha indicado a La Voz de Alcalá, que «pretende abrir dos plantas» en la ciudad. Asimismo, explican que «los residuos se usan para restauración de canteras».

Agenda 2030: suelo limpio

Alwadi-ira-Ecologistas en Acción ha elaborado un documento bajo el título Alcalá hacia la sostenibilidad para promover el debate y la reflexión colectiva, especialmente entre los grupos políticos y organizaciones sociales ante las elecciones municipales. Este documento, que fue presentado en abril, contempla una acción para conseguir suelos y aire limpio. En este sentido, explican que «algo no está funcionando en la gestión de residuos» y que «el actual punto limpio parece no ser suficiente o no funcionar bien»

Por eso, han propuesto a los partidos políticos que concurren a las municipales que incluyan en sus programas «crear uno en el distrito norte», que es la zona más poblada de Alcalá, «y otro itinerante». Además, los ecologistas piden que se haga más «publicidad de los puntos limpios y que tengan mayores horarios de apertura», así como sancionar a los infractores para «acabar con las escombreras y vertederos ilegales que tapizan todo el término municipal».

El Ayuntamiento, consultado por La Voz de Alcalá, no ha explicado qué medidas están llevando a cambo para la erradicación de este problema. No obstante señalan que la competencia es de la Gerencia de Servicios Urbanos. Asimismo, el delegado de Medio Ambiente, Casimiro Pando, no ha atendido a la llamadas de este periódico.

Vertedero a los pies del Castillo

A las escombreras se suman los vertidos de basuras. La Plataforma Cívica Salvemos el Guadaíra ha comunicado a las Delegaciones municipales de Medio Ambiente y Urbanismo del Ayuntamiento la existencia de un nuevo vertedero, a unos veinte metros de la torre del homenaje del Castillo.

En su escrito detallan que está situado entre unas chumberas y es visible desde distintos puntos de la ribera del río y desde el Puente del Dragón. El vertedero es de gran envergadura y está formado por todo tipo de enseres domésticos como restos de muebles o colchones, residuos de plásticos, vidrio, basura orgánica y uralita. Este vertedero se suma al ya existente a la altura de la calle Cadoso en plena ribera y a escasos metros de la biblioteca municipal. Este vertedero ha sido denunciado en varias ocasiones y, aún así, continúa aumentando. La plataforma ha solicitado que se tomen las medidas necesarias para «erradicar estos vertederos cuanto antes».

Sobre el autor

Enrique Sánchez

Enrique Sánchez

Director de La Voz de Alcalá desde 2000. Fotoperiodista de la Agencia EFE y diversos medios como ABC, El Correo de Andalucía y la revista Triunfo.

Escribir un comentario

Escribir un comentario

El tiempo