El día de Año Nuevo, la vivienda deshabitada de la calle Herrero sufrió un robo, según testigos presenciales. El acceso a la vivienda estaba precintado por la Policía Local desde el pasado 9 de diciembre, cuando una familia intentó ocuparla de forma ilegal. A pesar de la restricción policial, el día 1 de enero amaneció abierta y, según los mismo testigos, robaron sillas y ventanas, «lo poco que quedaba tras haber estado ocupada».

La vivienda del número 17 de la calle Herrero estuvo ocupada desde abril, y en diciembre, antes de que su dueño pudiera recuperarla tras la marcha de los ocupas, sufrió un nuevo intento de ocupación que fue abortado por los vecinos y la Policía.

Denuncian un intento de ocupación en una vivienda de la calle Herrero