Hazte socio/socia del periódico y apoya el periodismo independiente y crítico en Alcalá

Cuatro jóvenes alcalareños resultaron heridos el pasado sábado en el estadio del Éibar, el Ipurúa, cuando celebraban con el resto de los aficionados sevillistas un gol de su equipo (1-3). Todo ocurrió en el minuto 58 del partido cuando Banega marcó de penalti gol para el Sevilla F. C. y corrió para celebrarlo con ellos. Los aficionados se dirigieron eufóricos al jugador y en ese momento la valla cedió dejando catorce heridos, entre los cuales se encontraban cuatro jóvenes de Alcalá. De los catorce heridos, diez tuvieron que ser trasladados al Hospital de Mendaro, pero afortunadamente han todos han sido dados de alta y se encuentran en sus domicilios.

De los cuatro amigos alcalareños que viajaron a Éibar para animar a su equipo, uno ha resultado más afectado que los demás, con sus dos manos heridas. En una le han colocado una escayola y la otra la tiene vendada y se encuentra a la espera de unas pruebas para ver el alcance de las lesiones. Otro de los amigos sufrió varios golpes en los tobillos y los otros dos tienen varias contusiones.

Tres de ellos ya han regresado a Alcalá, mientras que el restante permanece en el País Vasco, donde se encuentra estudiando. El Sevilla F.C. se ha interesado por el estado de los cuatro amigos, así como en el del resto de los aficionados sevillistas heridos en el incidente. El Éibar ha encargado un informe para determinar las causas que provocaron que la valla cediera.