Hazte socio/socia del periódico y apoya el periodismo independiente y crítico en Alcalá

Nuevo diseño del logotipo de La Voz de Alcalá

Súmate a los canales de alertas móvil de La Voz de Alcalá. Estamos en WhatsApp y Telegram. Entra y entérate de todo al instante.

La historia de las casas prefabricadas de madera se remonta a mucho tiempo atrás. Incluso en épocas prehistóricas, las ramas de los árboles se utilizaban para construir refugios. La gente era muy consciente de la robustez de la madera y su utilidad como material de construcción. Las primeras casas de madera fueron primitivas, generalmente construidas con ramas y cubiertas con arcilla para sellar los agujeros como protección contra el viento y la lluvia. A medida que la agricultura y el sedentarismo se afianzaron, las residencias comenzaron a mejorarse. Con el tiempo, aparecieron diferentes tipos de casas, pero las de madera siguieron siendo populares, ya que era el material más accesible y ecológico.

Muchas de las religiones paganas del mundo estaban centradas en la naturaleza. En general, en la antigüedad, la gente dependía mucho más de su entorno. Este resultaba una fuente de alimento, un hábitat, por lo que se lo consideraba sagrado. Además, varias culturas creen en la reencarnación, que a menudo también se asocia con el entorno natural. Por ejemplo, se piensa que un humano puede renacer como un árbol. Las culturas paganas protegieron los bosques, sin embargo, en épocas posteriores, cuando el cristianismo suplantó a las antiguas religiones en Europa, una gran parte de la población, incluso la realeza, comenzó a vivir en casas de madera.

Una casa de madera, una fuente de calidez.

La calidez es el criterio principal en la construcción de una casa prefabricada. Después de todo, ¿Quién no quiere vivir cómodamente? La gente entendió hace mucho tiempo que las casas de madera son mejores para retener el calor en comparación con las casas de ladrillo y piedra. Esto significa que permite ahorrar y tener menor gasto de calefacción.

Es importante saber que la madera no solo mantiene bien el calor, sino que también tiende a acumular humedad. Esta propiedad no es positiva, por lo que es importante elegir el tipo de madera adecuado. Maestro Casas puede ofrecer no solamente un diseño de casa, sino también madera de calidad que, con un cuidado constante, proporcionará espacios de vida cálidos y secos.

Otra ventaja: durabilidad y ecología

La madera tiene una cualidad única: su longevidad. Si se mantiene correctamente, puede durar más de medio siglo. Además, la madera es fácil de restaurar, repintar o barnizar. Por lo tanto, el mantenimiento no requiere muchos conocimientos, puedes incluso hacerlo por tu cuenta.

En tiempos de cambio climático, cada habitante de la tierra debe contribuir a la preservación de la naturaleza. Esto se puede hacer eligiendo materiales respetuosos con el medio ambiente. El plástico, por ejemplo, es dañino no solo para nosotros sino también para los animales y el tiempo que tarda en disolverse en un entorno natural llega hasta los quinientos años. La madera es una opción mucho más ecológica por ser un material natural, por lo tanto, inofensivo para el medio ambiente. Mientras se desintegra se convierte en materia orgánica beneficiosa, que luego es degradada por los descomponedores.

Un ejemplo perfecto de este proceso son los bosques y el ciclo constante de renovación que tiene lugar dentro de ellos. Los árboles caídos comienzan a pudrirse. Vale la pena mencionar los descomponedores, que tienen un papel importante en este proceso: devuelven los nutrientes al suelo. De esta manera, el ciclo comienza de nuevo y nunca cesa. Las casas de madera son respetuosas con el medio ambiente porque están hechas de materiales no artificiales que forman parte de la naturaleza. Toda la materia creada por el hombre interrumpe el ciclo natural de una forma u otra.

Amplias posibilidades de diseño

Todo el mundo quiere vivir no solo en una casa bien construida, sino también en una que sea acogedora. La comodidad se puede lograr a través de varias sutilezas de diseño, y una casa de madera abre muchas posibilidades para cumplir las ideas creativas.

Las casas de madera destacan por su naturalidad. Por lo general, su interior se deja con una capa de madera, y no se usa papel tapiz ni yeso, pero si quisieras podrías hacerlo.

La madera es perfecta para un estilo vintage que se inspira en el pasado, pero a la vez, se ve inmensamente lujoso. Incluso puedes conseguir un estilo vintage combinando las características naturales de la madera con la presencia de muchas plantas y muebles en ese sentido.

Otro estilo interior adaptado a los espacios de madera es el retro. Se distingue por los tonos oscuros de la madera pero también por la moderación. La casa se verá espaciosa, sin elementos innecesarios, no obstante se verá hermosa y lujosa.

Si te gustan los estilos exóticos, una gran opción es el estilo japonés porque la mayoría de sus elementos combinan bien con los acentos de madera. La mayoría de los objetos de este estilo de diseño están hechos de materiales naturales, por lo que te sentirás rodeado de naturaleza.

Si las opciones de diseño tradicionales son más de tu gusto, el estilo rústico puede ser para ti. Es un estilo que valora el entorno cotidiano, pero al mismo tiempo es muy acogedor. Un buen ajuste para aquellos que sueñan con vivir en un cuento de hadas, o se inspiran en una  cabaña en el bosque.

También vale la pena discutir las opciones al aire libre. El exterior de una casa de madera no necesita muchos recursos, ya que la madera en sí funciona como un adorno. La apariencia del exterior puede permanecer natural si estamos dispuestos a hacer un mantenimiento constante. Deberás prestar atención a la vegetación para lograr animar el entorno. Si tienes ganas de llevarlo más allá puedes crear arcos, carros u otras estructuras para decorar el exterior.

Gran aislamiento acústico y buenas condiciones de exportación

Las casas de madera, a diferencia del hormigón, destacan por su aislamiento acústico. Esto permite un entorno más tranquilo. Incluso si la casa está ubicada en una ciudad.

La madera como material es bastante ligera, por lo que es cómoda de transportar. Por ejemplo, se puede hacer un cobertizo de jardín y luego transportarlo y montarlo en un lugar diferente. Esta es una opción mucho más conveniente, ya que no es necesario transportar herramientas al sitio de trabajo ni buscar fuentes eléctricas.

Una opción económica

La construcción de una casa de madera, así como su mantenimiento, es mucho más económica que la de hormigón. Dejar el interior natural ahorra mucho dinero que se puede utilizar para pintura, barniz u otros agentes de acabado.

¿Sueñas con una casa pequeña? Entonces las casas de madera son para ti porque son conocidas por su funcionalidad. Puedes encontrar el proyecto de vivienda que mejor se adapte a tus necesidades. La construcción en sí no lleva mucho tiempo en comparación con los edificios de hormigón. La calefacción de las casas de madera también es más barata porque, como se mencionó anteriormente, la madera tiende a retener el calor y tiene excelentes propiedades aislantes.

Veranos más fríos que en un edificio de hormigón

La madera, después de todo, es un material natural, por lo que mantiene su temperatura, mientras que las casas de concreto tienden a calentarse. Durante el verano, muchos residentes de apartamentos sienten esto. El criterio más importante para la temperatura de una casa es un buen aislamiento. Esto es lo que no permite que el calor se escape en invierno y evita que el calor se filtre durante el verano. Como ya se mencionó, una casa de madera tiene magníficas propiedades de aislamiento, de ahí que siempre sea agradable y acogedor.

Árboles en la mitología

Probablemente, el motivo mitológico más famoso y común de muchas naciones es el Árbol del Mundo. Esta noción es otra versión del concepto de mundo, en el que se le da un lugar especial al árbol. Se percibe como una totalidad de muchas cosas, pero al mismo tiempo como la separación del cosmos y la tierra. Su capa superior, generalmente las ramas, está en paralelo con los cielos, la parte media (el tronco) simboliza el mundo terrestre y las raíces representan el inframundo. Cada nación tenía diferentes imágenes del árbol del mundo. Por ejemplo, en la cultura escandinava, este símbolo mitológico se llamaba «Yggdrasill» y se representaba como un fresno gigante, que conectaba los nueve mundos. Cada rama conduce a una capa diferente, donde se encuentra una fuente.

En cuanto a la situación actual, el budismo es la religión más amigable con la naturaleza. Cree en la reencarnación y que cada uno que ha muerto renace como un objeto más. Todo está determinado por el karma, que son las buenas y las malas acciones de una persona. Los budistas no participan en la adoración de un solo individuo. No tienen más dios que el honor de todo lo que les rodea. Los seguidores de esta religión dan gran importancia a apreciar la naturaleza. El árbol Bodhi es un famoso centro de peregrinación.

Es importante mencionar otras religiones del mundo, que consideran que los árboles son sagrados. Uno de ellos es el sintoísmo, popular en Japón. Es una religión pagana cuyo principal objeto de culto es la naturaleza, por lo que no es de extrañar que el verdor ocupe un lugar importante en la cultura japonesa. Cabe mencionar a Sakura, el verdadero orgullo de Japón. Este árbol es el símbolo cultural más importante, que recuerda a la gente la temporalidad, la belleza pasajera, que no dura más que una flor de Sakura.

En la mitología griega se prestó mucha atención a la naturaleza. Hablando específicamente de árboles, debemos mencionar dríadas (ninfas del bosque). Se creía que estaban conectados con árboles, por lo que los bosques estaban especialmente protegidos.

Algunos consejos sobre cómo cuidar la madera

La madera requiere un cuidado constante para mantener su forma original. Es más probable que la madera expuesta acumule humedad y se pudra. La radiación solar también puede provocar efectos negativos y la madera puede perder su aspecto original. De ahí la importancia de protegerla. Pintura, tintas u otros agentes son perfectos para esto.

Los mayores enemigos de la madera son las termitas. Si la madera ya está infestada de termitas, lo que suele ser el caso en los edificios antiguos, primero deben erradicarse y solo entonces se puede proceder con la renovación de la madera. Es mejor revisar tu casa constantemente: inspecciona las paredes u otras áreas de madera en busca de daños y actúa de inmediato cuando se observe el más mínimo cambio. Las termitas únicamente se pueden eliminar con equipo especial, por lo que esta tarea es la más adecuada para un profesional. Por ello, es importante renovar regularmente tu casa: repintar o impregnar cada cinco años.

Otro punto valioso es el movimiento de la madera: este es un proceso inevitable; por lo tanto, es importante elegir madera resistente a la humedad, bien procesada y de alta calidad antes de construir una casa y dejar al aire libre las áreas más vulnerables de la casa, es decir, ventanas y puertas.

Deja un comentario