Hazte socio/socia del periódico y apoya el periodismo independiente y crítico en Alcalá

Nuevo diseño del logotipo de La Voz de Alcalá

Súmate a los canales de alertas móvil de La Voz de Alcalá. Estamos en WhatsApp y Telegram. Entra y entérate de todo al instante.

Las autoridades que llevan a cabo la búsqueda de los cuerpos de Anna y su padre, Tomás Gimeno, dan por imposible su hallazgo. La autoridad judicial que lleva el caso de las niñas presuntamente asesinadas por su padre en Tenerife, dará luz verde al cese del rastreo marítimo. El buque oceanográfico Ángeles Alvariño dejará de buscar el cuerpo de Anna y Tomás Gimeno en los próximos días. Tanto el responsable de operaciones como la instructora, han llegado a la conclusión de que es «imposible» continuar con la búsqueda debido a las dificultades del lecho submarino.

El responsable de operaciones del barco, que rastrea el fondo submarino en busca de los cuerpos de Anna y Tomás, ha enviado este miércoles un informe a la magistrada que lleva el caso. Esta ha tomado la decisión de cesar con la búsqueda tras la lectura de dicho informe, en el que se asegura que encontrar los cuerpos es «completamente inabordable».

El peritaje técnico afirma que «en el transcurso de la búsqueda, la Policía Judicial pudo recopilar y analizar nueva información, y su resultado fue descubrir que en la larga deriva que tuvo la embarcación tras la pérdida de señal del móvil, durante un corto período de tiempo, sus motores volvieron a funcionar y realizó una navegación de unos tres minutos. El punto donde paró de nuevo los motores se convierte en el punto más probable donde Tomás hubiera podido arrojarse al mar».

Un nuevo punto de búsqueda

A raíz de esta información, se elabora un nuevo área de búsqueda de 500 metros en torno a este lugar. Mediante un robot submarino, se realizaron intensivas búsquedas bordeando esta zona.

Las botellas de oxígeno proporcionan un suministro de aire limitado, por lo que se cree que fueron utilizadas como peso para su intento de suicidio. Además, se buscó también por la zona donde se hallaron los biberones, y por si se encontraba el cinturón de plomos.

Debido a las corrientes del fondo submarino, no se puede asegurar que el cuerpo atado a un cinturón de este tipo no se desplace. Esto podría haberlo llevado aun lugar indeterminado.

Alba Canovaca

Alba Canovaca

Periodista. Comunicando y aprendiendo de todo a mi alrededor. Involucrada en el periodismo social.

Deja un comentario