Hazte socio/socia del periódico y apoya el periodismo independiente y crítico en Alcalá

Estos test son considerados “más precisos” a la hora de detectar los casos, pero más “invasivos”.

China ha comenzado a realizar test anales a los posibles casos de coronavirus en un tratamiento considerado por los expertos como “invasivo” pero “más eficaz.

Este anuncio por parte de la cadena estatal china CCTV ha desatado un sinfín de reacciones y de críticas a esta forma tan peculiar de detectar la COVID-19. Trabajadores sanitarios chinos han comenzado así a realizar hisopados anales tanto a los residentes de los barrios con casos confirmados de coronavirus en Beijing como a los que están en instalaciones decuarentena designadas desde la semana pasada.

Li Tongzeng, médico jefe del Hospital You’an de Beijing, manifestaba a la cadena estatal china que el método de la prueba anal “puede aumentar la tasa de detección de personas infectadas”, ya que los rastros del virus permanecen más tiempo en el ano que en las vías respiratorias.

De igual forma, la CCTV anunciaba el pasado domingo que los hisopos anales no serán usados tanto como otros métodos, ya que la técnica “no es conveniente”.