Recibe nuestras alertas en tu móvil. Estamos en WhatsApp y Telegram.

Mayores de 65 años, personas que trabajan expuestas al sol, menores de 4 años… La población más vulnerable es por consiguiente la más amenazada. Los golpes de calor se cobraron la vida de tres personas en Andalucía en 2019 y cada año provocan buena parte de las urgencias atendidas en la provincia.

La Junta de Andalucía tiene activado hasta el próximo 15 de septiembre el Plan Andaluz de Prevención de los Efectos de las Temperaturas Excesivas sobre la Salud, dirigido especialmente a la población más vulnerable, como son las personas mayores de 65 años, pacientes crónicos, personas con trastorno mental grave, menores de 4 años (especialmente lactantes) y personas que trabajan o realizan actividad física expuestas al sol.

El objetivo principal de dicho plan pretende reducir el impacto sobre la salud de la población ante temperaturas de calor extrema propias del periodo estival. La delegada territorial de Salud y Familias de la Junta en Sevilla, Regina Serrano, ha explicado que para ello se establece un sistema de coordinación e intercambio de información entre las administraciones implicadas (central, autonómica y local), centrando esfuerzos preventivos en poblaciones con riesgo de morbilidad y mortalidad y estableciendo un seguimiento personalizado con los recursos ya existentes.

Las personas identificadas como población de riesgo son, en su mayoría, mayores de 65 años, pacientes frágiles que viven solos, cuyo estado de salud está debilitado por padecer alguna patología crónica de alta morbilidad, demencia, trastorno mental grave, insuficiencia renal, obesidad excesiva, hipertensión arterial o diabetes, o que tomen un medicamento que pueda influir en la adaptación del organismo al calor.

De igual manera, se considera que debe prestarse especial atención a los ámbitos domiciliarios de personas mayores, a residencias de ancianos y a las áreas con alta marginalidad. Para ello se cuenta con los distintos programas puestos en marcha en estos ámbitos por los distintos Organismos competentes que participan en el Plan.

Si bien en la temporada de 2019, entre el 1 de junio y el 15 de septiembre, en la provincia de Sevilla no se activó ninguna alerta por temperatura excesiva, Regina Serrano recuerda que en nuestros centros de atención primaria se llegaron a atender un centenar de urgencias por golpe de calor o por otras patologías relacionadas con el calor.

En términos generales, y según los datos que aporta la delegada territorial de Salud y Familias de la Junta, en Sevilla durante la temporada estival del año pasado se identificaron e incluyeron en nuestra provincia un total de 2.359 personas en situación de riesgo y se realizaron un total de 770 llamadas de seguimiento. Además, el Sistema de Vigilancia Epidemiológica de Andalucía registró 9 ingresos hospitalarios por golpe de calor con evolución favorable y 3 defunciones por golpe de calor confirmadas.

En cuanto a la atención hospitalaria en Sevilla, se atendieron durante el verano pasado 262.945 urgencias; de éstas, 2 fueron diagnosticadas como golpe de calor y otras patologías relacionadas con el calor (agotamiento, síncope, calambre,…).

En el caso de la atención primaria, los centros sevillanos atendieron en la temporada estival 392.064 urgencias, de las que un centenar  fueron diagnosticadas como golpe de calor y otras patologías relacionadas con el calor (agotamiento, síncope, calambre,…).

Por su parte, la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES) registró en la provincia de Sevilla un total de 2.824 urgencias atendidas durante el verano pasado, de las que 7 de ellas se debieron a un probable golpe de calor y a otras patologías relacionadas por el calor.

La delegada territorial de Salud y Familias de la Junta en Sevilla, Regina Serrano ha indicado también que con los datos que ofrece la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) todos los días, la Consejería de Salud y Familias determinará la previsión de las temperaturas máximas y mínimas para los cinco días siguientes, de forma que define los niveles de alerta que puedan darse en la provincia de Sevilla, que son verde (si los umbrales máximos y mínimos no se van a superar en varios días), amarillo (si se van a superar en uno o dos días), naranja (si se van a sobrepasar en tres o cuatro días) o rojo (si las altas temperaturas se prevén para cinco días).

Y señala que desde los centros de Atención Primaria se ofrece información a la población general y se trabaja en la identificación de los pacientes de riesgo para su inclusión en el plan de seguimiento telefónico que realiza Salud Responde. Por último, Regina Serrano ha destacado que durante esta campaña se están intensificando las visitas domiciliarias para monitorizar los signos y síntomas relacionados con el calor, y para proporcionar consejos y recomendaciones para evitar y controlar los efectos del aumento de las temperaturas.

Recomendaciones frente al calor

Las recomendaciones básicas que la población debe tener en cuenta ante la llegada del verano y las altas temperaturas son: evitar la exposición durante las horas más fuertes del sol, salir con protección (tanto con ropas ligeras y de color claro y sombreros, como con protección solar), ventilar las estancias, bajar las persianas y cerrar las puertas durante las horas de temperaturas más elevadas, mantener un buen nivel de hidratación bebiendo mucha agua, conservar adecuadamente los alimentos y moderar los ejercicios que exijan mucho esfuerzo físico en las horas centrales del día.

Deja un comentario