Hazte socio/socia del periódico y apoya el periodismo independiente y crítico en Alcalá

Este nuevo servicio permitirá controlar de forma continua enfermos que, no necesitando estar en UCI, requieren mayor asistencia que un ingreso normal.

El Hospital Universitario Virgen Macarena pone en funcionamiento la Unidad de Monitorización COVID-19. Esta nueva unidad, inaugurada ayer, estará destinada a mejorar el control de aquellos pacientes diagnosticados de COVID-19 que presenten una evolución inestable durante su ingreso.

El nuevo servicio sanitario, ubicado en la primera planta del centro sevillano, ofrecerá un seguimiento continuado a enfermos de Coronavirus que, sin ser susceptibles de ingresar en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), sí requieren un nivel de asistencia superior al que pueda precisar en una planta de hospitalización convencional.

Con este innovador servicio se ofrecerá una atención permanente a aquellas personas que presenten una gravedad intermedia y que necesiten usar dispositivos para respirar y una vigilancia cardiorrespiratoria continua. Para ello, la Unidad de Monitorización COVID-19 del Hospital Universitario Virgen Macarena dispondrá de camas con monitorización cardiorrespiratoria, equipos de oxigenación específicos y personal sanitario especializado.

Para garantizar un minucioso control asistencial, esta nueva Unidad la coordinará el Equipo Asistencial COVID-19, compuesto por un grupo de profesionales sanitarios procedentes de múltiples disciplinas: Enfermería, Enfermedades Infecciosas, Neumología, Medicina Interna, Anestesiología y UCI.

Únete al dispositivo especial de La Voz de Alcalá