El blog de los socios

Ya de vuelta

¿Qué tal, alegre muchachada? ¿Cómo os ha ido en la manifestación?; ¿Ya de regreso a vuestras fincas o casoplones?

¿Satisfechos? Por que os habéis manifestado en libertad, ¿verdad? ¡Qué bonita palabra!

¿Los coches han ido bien, el Mercedes a punto?, ¿los choferes no han protestado? ¿El Ferrari sin problemas? ¿Qué tal el BMW, iba bien el climatizador? Supongo que no os meteríais por esos barrios llenos de piojosos, donde solamente hay gente de mal vestir y pasando hambre, porque vuestro coche sufriría muchísimo. Por eso os recomendé que llevarais el GPS último modelo… y ¿Cómo es que no habéis llevado el caballo?; ¿lo teníais en revisión?. ¿Estaba de huelga?

¿Y que habéis sentido en la mani? No, no nos lo contéis. Lo de la subida de adrenalina ya lo hemos experimentado nosotros, en todas las manifestaciones que hemos hecho.

A nosotros se nos saltaron las lágrimas cuando os vimos en la tele, porque nos acordábamos de algunos de los vuestros, que nos perseguían con porra y cadena cuando pedíamos libertad en la dictadura, allá en la Universidad. Se llamaban Fuerza Nueva o Guerrilleros de Cristo Rey. Algunos de vuestros padres os lo pueden contar. ¡Otra paradoja!, ver la palabra “guerrillero” en la extrema derecha.

Y mañana ya, de compra de nuevo, a los Louis Vuitton, que ya estarán abiertos. Y si no, hacéis como nosotros: lo compráis en los manteros que están en la calle. Hemos visto que pone lo mismo: pone también Louis Vuitton, pone Adidas, pone Nike (no, palos de golf no tienen, pero quizás en una tienda de chinos…)

Debes leer  Nos estáis matando

¿Y ahora qué? ¿Vais a salir más veces? Os invitamos a que lo hagáis, porque de verdad que, poco a poco, le iréis cogiendo el gustillo y os iréis normalizando (¡que me he enterado de que ya tenéis hasta un negro en vuestras filas!). Y puestos a subir la adrenalina, no os podéis ni imaginar, lo que significa cuando salgáis andando, pero sin nike’s, ni vuittones, ni cosas por el estilo, con zapatos y ropa normales y salgáis a pedir cosas realmente justas, de esas que necesitamos y no de las que disfrutáis. Por ejemplo, sanidad pública suficiente, educación libre, respeto al movimiento LGTBI, que no haya nadie que pase hambre, no a las guerras como la de Irak, solidaridad con los pueblos, una política tributaria justa, … esas cosas que a vosotros tanto os gustan.

Bueno, pues la subida de adrenalina, andando con una pancarta delante (que os recuerdo que es un palo, otro palo y una tela en medio, reivindicando cosas normales, necesarias y justas) es espectacular. Experimentarlo un día y ya veréis el subidón (por pedir algo justo y necesario) que vais a tener.Ah!, y si, además de pedir Libertad, pedís Igualdad y Fraternidad, ya tenéis aprobado el primer curso de Revolución (…francesa).

Venga, ¡ánimo chavalotes, que vais por muy buen camino!  ¡Qué bonito es veros pedir libertad! Y pensar que hace poco no sabíais (ni falta que os hacía) lo que era “pedir” ni lo que era “libertad” …

Rafael Martín de Agar y Francisco Pérez Moreno

La Voz de Alcalá necesita tu compromiso

Sobre el autor

La Voz de Alcalá

La Voz de Alcalá

Escribir un comentario

Escribir un comentario

El tiempo