Recibe nuestras alertas en tu móvil. Estamos en WhatsApp y Telegram.

Reyes Bernal encuentra en esta ciudad su mayor fuente de inspiración, también para la crítica social. Poeta y activista, decide publicar sus obras tras una experiencia vital cercana a la muerte y descubre que tiene mucho que decir al mundo, por eso lo cuenta en las obras. Ni una menos se presentó dentro de la programación del Día contra la Violencia de Género, con la colaboración de la Asociación de Mujeres Feministas de Rota en la Casa de la Cultura. «El libro lo he escrito yo y pone mi nombre, pero este libro ha sido súper trabajado» dijo Reyes al inicio de su intervención, haciendo mención a Joana Capilla, ilustradora del libro que, según sus palabras, «ilustra de maravilla» y «desde el primer minuto no dudó en prestarse a colaborar conmigo». Destacó además estar rodeada de mujeres que son «muy importantes porque tienen claro que no es posible vivir en Democracia sin una transformación». Señaló después que «el tema de la violencia de género está a la orden del día» y añadió, parafraseando a su amiga Carmen Torres: «Quien no lo quiera ver es porque es ciego o no quiere ver lo que ocurre a su alrededor».

Explicó Reyes Bernal que la delegada de Igualdad del ayuntamiento le preguntó, antes de idear el proyecto del libro, si tenía «material sobre la violencia de género». «Tenía mucho» respondió la autora, y poco después ya había contactado con el resto de las mujeres que se involucrarían en el libro, entre ellas Joana Capilla y Carmen Torres, y con «mujeres que me contaron su experiencia». De hecho, algunas de ellas no querían que su relato apareciese en el libro porque, aunque eran anónimos, pensaban que «la gente sabría quiénes eran». Finalmente, estos casos se respetaron «escrupulosamente», porque Reyes Bernal siempre quiso huir de «efectismos». El nombre de la exvicepresidenta del Gobierno Carmen Calvo se deslizó en palabras de la autora, quien aseguró, después de agradecer la presencia a todos los asistentes, «echarla de menos», ya que la jurista se había comprometido a acudir al acto pero una actividad en Granada hizo su asistencia «completamente imposible». Sin embargo, Calvo se prestó al prólogo del libro y colaboró también de esta manera en su publicación. La autora quiso definir su perfil literario, afirmando que desde la literatura y la poesía, como también desde la narrativa infantil, apuesta por el feminismo, y que escribe «para las mujeres», atendiendo a «los problemas que tiene la sociedad desde mi prisma», porque entiende la escritura como una manera de «involucrarse en la sociedad».

Deja un comentario