Hazte socio/socia del periódico y apoya el periodismo independiente y crítico en Alcalá

Súmate a los canales de alertas móvil de La Voz de Alcalá. Estamos en WhatsApp y Telegram. Entra y entérate de todo al instante.

El legado de Romero Ressendi estará presente en el Museo el próximo otroño. Una donación de la familia del artista Baldomero Romero Ressendi al Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra permitirá incluir por primera vez algunas obras y objetos del autor, ya desaparecido, a las colecciones artísticas municipales y que la población alcalareña, con la que convivió una importante etapa de su vida, pueda conocerlo mejor y disfrutar de una exposición en conmemoración al centenario de su nacimiento.

Su hija Paloma Vosselle ha puesto a disposición de la ciudadanía alcalareña un legado artístico en el Museo. Vosselle ha explicado que se sienten «muy vinculados a Alcalá y que estos recuerdos que tenía de mi padre donde mejor pueden estar es en el Museo de la Ciudad».

Ressendi en el Museo

El Ayuntamiento ha concretado que desde la Delegación de Patrimonio se prepararán los objetos y dibujos, con alguna intervención de conservación y enmarcado para un mejor lucimiento, para mostrarlos en una exposición que acerque la vida diaria de este artista a la ciudadanía en el próximo otoño.

Entre las obras y objetos donados se encuentran algunos dibujos del propio artista, y de otros compañeros y amigos de su propia colección (como Paco Cuadrado, Luis Romera o Pepe Márquez, entre otros), a elementos de su estudio (como caballetes, pinturas, pinceles, paletas, etc.), además de fotos de reproducciones artísticas, cartas, documentos y fotos personales, catálogos y publicaciones de sus exposiciones, e incluso poemas del propio Baldomero Romero Ressendi.

Baldomero Romero Ressendi nació en Sevilla, el 20 de enero de 1922, y falleció en Madrid el 11 de abril de 1977. Residió durante una etapa de su vida en Alcalá de Guadaíra, teniendo su estudio en su mismo domicilio, cercano al Zacatín. Fue considerado en su época un artista controvertido, y tuvo una muy notable aceptación en determinados sectores de la crítica de su tiempo, y entre promotores que le procuraron muchos y destacados encargos. En cierta medida, fue el último eslabón del barroco sevillano, aunque fuera del marco cronológico correspondiente.

A pesar de su clara vinculación alcalareña, y debido a la elevada cotización de sus obras, hasta este momento no hay ninguna de este autor en la colección municipal de la ciudad, por lo que la aceptación de esta donación, especialmente destacada al celebrarse en este año el centenario del nacimiento del artista, supone una oportunidad de altísimo interés, que permitirá dedicarle un exposición en conmemoración de tal efemérides.

No existe un catálogo completo de sus obras, en parte por hallarse éstas mucho más en colecciones privadas que en instituciones públicas, y esto es causa de que con frecuencia aparezcan nuevas obras, y de que sea un pintor muy frecuentemente copiado.

Sus obras se apoyan siempre en un gran dominio del dibujo y la composición, y se caracterizan por una técnica perfecta, que transita –según la ocasión- desde una pincelada muy suelta y libre, con apariencia inacabada, hasta una concepción realista, rigurosa y analítica. En sus temas abarcó un amplísimo espectro: el retrato, el bodegón, las escenas circenses y goyescas, pocas veces el paisaje, una religiosidad de interpretación personal, etc.

Francisco Amador

Francisco Amador

Licenciado en Periodismo. Actualmente La Voz de Alcalá, Sevilla Actualidad y En Andaluz. Antes en Localia TV y El Correo de Andalucía.

Deja un comentario