Actuación en la torre extrema de la coracha del Arrabal

Hazte socio/socia del periódico y apoya el periodismo independiente y crítico en Alcalá

El Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra ha realizado nuevas obras de consolidación en el Castillo. Se trata de una actuación de notable complejidad en la torre extrema de la coracha del Arrabal, tanto por la patología presentada como por la ubicación del elemento afectado y la dificultad para el acceso y el desarrollo de los trabajos necesarios.

Según la delegada municipal de Patrimonio, María de los Ángeles Ballesteros, se trata de una torre  que cierra la coracha del Arrabal, ubicada muy cerca de la orilla del río. Con una estructura cuya fase inicial se fecha por el momento entre los siglos XIII y XIV, si bien el alzado de la torre conservada probablemente se corresponda con una reconstrucción posterior, de los siglos XIV y XV. Esta torre presentaba un descalce de la cimentación, lo que suponía un riesgo claro de derrumbe y de ahí la actuación municipal de emergencia.

Muro de escollera de piedras alcorizas

Se ha procedido a la ejecución de un muro de escollera de piedras alcorizas, que se sobrepone y refuerza el talud natural del terreno en el tramo de afección tanto de la ladera aledaña como de la torre, para devolverle la estabilidad perdida.

En la parte más cercana a la torre se han ejecutado una losa de cimentación y muro de contención, a la vista de la mala calidad del relleno en esa parte de la ladera, para así asegurar una transmisión más directa de los esfuerzos hacia el muro de escollera y finalmente hacia su cimentación y de esta al suelo, sin producirse asientos posteriores que agravarían la condición de estabilidad de la torre de la coracha.

Por último, se ha construido una cuneta al pie del muro, para la evacuación de aguas pluviales hacia sendas arquetas ubicadas en los extremos del muro, y se ha procurado que de éstas evacuen por gravedad hasta el propio cauce del río.

En esta zona, el camino que bordea el río presenta una anchura de unos 2,5 metros y un desnivel con respecto al inicio de la base de la torre de unos 12 metros. Desde el punto de vista topográfico, el área se caracteriza por un relieve abrupto desde la base de la torre hasta el camino. Además el perfil del talud natural de los terrenos se ha ido perdiendo con el paso del tiempo haciéndose necesaria la intervención.

Esta actuación, se enmarcan dentro del conjunto de obras de emergencia acometidas a comienzos de 2019. Estas intervenciones, se vienen compatibilizando con las actuaciones programadas por el II Plan Almena, dentro de la estrategia municipal de investigación, conservación y puesta en valor del Recinto Fortificado de Alcalá de Guadaíra.

Deja un comentario