Portada » Fiesta de nuestra señora de los Ángeles en Alcalá
Cofradías

Fiesta de nuestra señora de los Ángeles en Alcalá

El próximo jueves, 2 de agosto, a las 8:30 de la mañana, en el alcalareño Monasterio de Santa Clara se celebrará la Fiesta de Nuestra Señora de los Ángeles, con Santa Misa ante la Imagen de la Reina de los Ángeles, Consolación y Gracia del Género Humano, que es titular letífica de la Antigua y Franciscana Sección alcalareña de la Venerable Archicofradía Sacramental de Adoración Nocturna Española y que fue bendecida por Monseñor Santiago Gómez Sierra, Obispo auxiliar de Sevilla.

La Fiesta de Nuestra Señora de los Ángeles, para la Orden Franciscana es conocida también con el sobrenombre de “La Porciúncula”, por la pequeñísima capilla que reconstruyó San Francisco, dedicándola a la Reina de los Ángeles, y para la que consiguió del Papa Honorio III indulgencia plenaria, o “El Perdón de Asís”. Esta indulgencia, concedida inicialmente sólo a los que visitaban la pequeña iglesita, fue extendida posteriormente por otros papas, como Gregorio XV, a todas las iglesias franciscanas de la primera y segunda Orden. Esta Indulgencia fue confirmada tras el Concilio Vaticano II.

Actualmente, la Porciúncula está situada en el crucero de la Basílica papal de Santa María de los Ángeles, que se construyó a su alrededor, cobijada por la gran cúpula del mismo, al modo como lo está el baldaquino de Bernini en San Pedro del Vaticano. Esta capillita tiene sus muros decorados con frescos relativos a la vida de la Virgen (la Anunciación preside el muro del altar), y de San Francisco. En ella, el Santo impuso el hábito a Santa Clara, fundó la Orden de los Hermanos Menores y la Orden de las Hermanas Pobres, las Clarisas, y también en ella falleció “el Poverello de Asís” en octubre de 1226.  En 1216, San Francisco de Asís pidió al Papa Honorio III un privilegio especial para ayudar a los hombres a alcanzar su salvación. Este es el origen de la Indulgencia de la Porciúncula o Perdón de Asís. Por tanto, el 2 de agosto de 2018 se cumplen 802  años de esta Indulgencia.

En Alcalá, aunque calladamente, como todo lo que hacen las Hermanas Clarisas, por su condición de clausura, se celebra todos los años, desde la instauración del Monasterio en el siglo XVI, esta fiesta de Santa María de los Ángeles, como patrona o titular de la Orden, y fueron muchísimos los alcalareños que, a lo largo de la historia de la ciudad, se lucraron de esta indulgencia (que en principio era sólo comparable a la concedida a los participantes en las Cruzadas), en otras épocas en las que en la sociedad y en las personas estaba mucho más arraigado el sentimiento de pecado y la necesidad del arrepentimiento y del perdón de Dios.

Recordemos que, la indulgencia se define por el Código de Derecho Canónico, como “la remisión ante Dios de la pena temporal por los pecados, ya perdonados en cuanto a la culpa, que un fiel dispuesto y cumpliendo determinadas condiciones, consigue por mediación de la Iglesia, la cual, como administradora de la redención, distribuye y aplica con autoridad el tesoro de las satisfacciones de Cristo y de los Santos”. Para ganar la indulgencia de la Porciúncula se debe visitar un templo franciscano, en este caso el de Santa Clara, con las condiciones habituales, esto es, rezando las oraciones del Padrenuestro y el Credo, confesarse, comulgar y rezar por las intenciones del Papa, por ejemplo, un Padrenuestro con Avemaría y Gloria; estas condiciones pueden cumplirse unos días antes o después, pero conviene que la comunión y la oración por el Papa se realicen en el día en que se gana la Indulgencia, es decir el 2 de agosto.

Sobre el autor

La Voz de Alcalá

La Voz de Alcalá

Escribir un comentario

Escribir un comentario

El tiempo

tiempo.es