Fotografía de Juan Escamilla

Hazte socio/socia del periódico y apoya el periodismo independiente y crítico en Alcalá

La Antigua y Franciscana Sección de Alcalá de Guadaíra de la Venerable Archicofradía de Adoración Nocturna al Santísimo Sacramento, que venera como cotitular al Santísimo Cristo de la Vera+Cruz, celebrará Solemne Triduo de Desagravio en Carnestolendas al Santísimo Sacramento, que estarán presididos precisamente por la Sagrada Imagen del Señor de la Vera Cruz. Todos los cultos se celebrarán en la Capilla del Convento de Santa Clara.

En efecto, como se viene haciendo desde que en el año 2018 la Archicofradía recuperara para Alcalá esta Advocación varias veces centenaria, se unirá el triduo de Desagravio previo a la Cuaresma con la devoción a la Vera Cruz. El triduo tendrá lugar el domingo 14 (a las 9:30 de la mañana), el lunes 15 y martes 16 (a las 19:00 horas). Además de la Santa Misa, se expondrá el Santísimo Sacramento y se finalizará con la Bendición de Su Divina Majestad.

Además, el Miércoles de Ceniza, día 17 de febrero, se celebrará la Santa Misa a las 19:00 horas, con imposición de la Ceniza y se realizará el ejercicio del Vía Crucis, aunque este año, por motivos de la pandemia, se ha cambiado el formato que se venía haciendo en años anteriores, en que la Sagrada Imagen del Señor de la Vera Cruz recorría los patios y Claustro del Monasterio de Santa Clara, para hacerlo esta vez, de forma estática, rezándose todas las estaciones del mismo en la propia capilla. También ha cambiado el horario de este piadoso ejercicio, que se llevaba a cabo al finalizar la Misa de Ceniza, para hacerlo este año antes de la misma, a las 18:00 horas. Asimismo, se ha suprimido el Besapiés que se realizaba al terminar el Vía Crucis y como colofón a estos cultos, que será una Veneración, pasando el que lo desee, por delante de la Imagen del Señor.

A pesar de todos estos cambios, invitamos a todos aquellos alcalareños devotos del Señor de la Vera Cruz a acudir a los cultos, para seguir la vida diaria con la mayor normalidad posible, aunque guardando siempre todas las medidas sanitarias en vigor. Precisamente, nuestra oración debe ir encaminada a pedir al Altísimo por el fin de esta pandemia que nos azota, y por el alma de los muchos fallecidos a causa de la misma, así como también por sus familiares y amigos; y cómo no, por todas aquellas familias que se han visto afectadas, en sus trabajos, economías y modos de vida por esta terrible enfermedad. 

Texto de Juan Jorge García

Deja un comentario