Hazte socio/socia del periódico y apoya el periodismo independiente y crítico en Alcalá

Nuevo diseño del logotipo de La Voz de Alcalá

Súmate a los canales de alertas móvil de La Voz de Alcalá. Estamos en WhatsApp y Telegram. Entra y entérate de todo al instante.

El pasado sábado, 16 de febrero, la Sección de Alcalá de Guadaíra de la Venerable Archicofradía Sacramental de la Adoración Nocturna Española, celebró Junta General, Santa Misa y la Vigilia mensual de Adoración Nocturna al Santísimo Sacramento.

En esta ocasión dedicó, especialmente, a pedir por la salud de Monseñor  Juan José Asenjo Pelegrina, Arzobispo de Sevilla, convaleciente de una reciente operación, para que se restablezca pronto y continúe su fecunda labor pontifical. Asimismo, consternados por la trágica noticia del asesinato del Padre Salesiano D. Antonio César Fernández Fernández, SDB, pidieron por su alma. Este heróico, y a la vez humilde evangelizador salesiano, misionero desde 1982 en África, llevaba en Burkina Faso una vida de entrega, de servicio a Dios y el prójimo, hasta que terroristas yihadistas le descerrajaron tres tiros, acabando con su vida terrenal. Los adoradores nocturnos alcalareños pidieron que la vida de entrega a la evangelización de este mártir salesiano, sirviera de ejemplo para que surjan numerosas vocaciones.

La Santa Misa fue oficiada por el Padre Salesiano D. Juan Manuel Melgar González, SDB, director de la Casa Salesiana de Alcalá, quien hizo la Exposición del Santísimo Sacramento y dirigió el rezo de la Estación a Jesús Sacramentado.

Tras el rezo de Vísperas, Oración de Presentación de Adoradores, Invitatorio, Oficio de Lectura, Adoración Eucarística en silencio, y rezo del Santo Rosario, el Rvdo. D. Manuel María Roldán Roses, párroco de Santiago el Mayor, presidió el rezo de Preces Expiatorias y Completas, rezadas por los adoradores en comunión con la Comunidad de Hermanas Clarisas.

Finalmente, el sacerdote dio la Bendición con el Santísimo Sacramento y, tras las alabanzas de reparación, hizo la Reserva del Santísimo en el Sagrario.

Deja un comentario