Portada » Futuro imperfecto (de indicativo)
La Ventana

Futuro imperfecto (de indicativo)

Volveremos a pasear extasiados por el parque Oromana. Atravesaremos el hermoso túnel verde de «el Bosque» hasta «La Tapada». Nos maravillará cómo se recorta la silueta blanca de los molinos sobre el río y los árboles. Nos asomaremos al río en el Algarrobo para verlo, esperamos, limpio y lleno de vida.

Si nos da tiempo antes de «la caló» haremos una comida en el campo con la familia o los amigos, y, por favor, no lo dejaremos como un estercolero. Nos maravillará contemplar desde el cerro Villalba la silueta poderosa del Castillo colándose en un cielo azul.

Compraremos pan de verdad en las pocas panaderías que siguen haciéndolo, con un par. Nos deleitará el olor a leña de olivo y pan que desprende. Iremos a nuestras tiendas favoritas a sentirnos conocidos y apreciados. Nos encantará volver a ver a nuestro pescadero, a nuestra carnicera, a nuestro charcutero, a nuestra frutera «de toda la vida», y nos encantará defender juntos su negocio. 

Desayunaremos en nuestro bar favorito, y nos sabrá a gloria el café, y el camarero se acordará de cómo querías la «tostá». Hasta agradecerás que gente que apenas te conoce te salude y te dé conversación. Llenaremos las barras y las terrazas, más conscientes que nunca de que no íbamos allí sólo a comer y a beber. Cerraremos los ojos con las primeras cervezas heladas en nuestro bar favorito. Propiciaremos con las excusas más peregrinas salir a comer o a cenar con amigos, y vendrán todos porque están locos por verte y por sentirte. 

Te asomarás al castillo o al parque desde la terraza de Los Ponis o desde el hotel mientras alargas la madrugada en una noche de verano. Llenarás los locales de copas, donde te pelearás con la música para poder decirle a un amigo que lo echabas mucho de menos, que estabas loco por darle un abrazo.

Debes leer  Reflexión

Volverá el trabajo, el comercio. Volverán también las dificultades económicas. Volverán a llenarse los colegios y los institutos. Reconoceremos que echábamos de menos la ciudad de la que no hemos salido.

Volverá la vida. ¡Sí se puede, paisano! ¡Quédate en casa!

Únete al dispositivo especial de La Voz de Alcalá

Sobre el autor

Juan Antonio Muñoz

Juan Antonio Muñoz

Licenciado en Filología Inglesa. Profesor en el I.E.S. Albero.

Escribir un comentario

Escribir un comentario

El tiempo