Full Monty

¿Sistemas democráticos?

Mentarle las elecciones a un político es mentarle su pan de cada día. Se juegan mucho, muchísimo. Tanto como el pan de sus hijos, sus nietos y sus descendientes futuros. Por eso aplican sus teorías demagógicas en torno a la supuesta democracia en la que nos hacen creer que somos libres y tenemos derechos. A cambio de ir a las urnas como borregos. 

Últimamente hablan muchos de cambio de régimen, y tienen razón, las instituciones están todas corrompidas, quien más quien menos sabe de corruptelas y negocietes, enchufes y enchufados, coches oficiales, asesores a sueldo, escoltas, seguros privados, dietas millonarias… Por eso dicen que el sistema actual es corrupto y quieren cambiarlo, pero no piense usted que lo van a cambiar por un sistema libre de cloacas, sino por otro el triple de corrupto. Quítate tú para ponerme… no sólo yo, sino toda mi familia, amiguetes y amantes o amantos de amaranto. Y si no los puedo colocar en una institución pública pues desvío un millón de euros y monto un supuesto gabinete de comunicación para ver si termino de hundir a la prensa libre e independiente que me toca los cataplines cada quince días. Decía Pérez Reverte (y pido perdón por si alguien se ofende por mencionar a un escritor que mucha gente considera carca y fascista) que por lo menos a Felipe lo tenemos controlado, porque todo el mundo sabe que la familia y el presidente de la República que lo sustituya ganará tres veces más dinero que toda la familia Real junta.

Una muestra del sistema corrupto que tenemos es la falta de soluciones que te aporta el funcionario de turno, atado de pies y manos (aunque tampoco hace nada por desatarse), en un simple caso de pago de tasas: llamas por teléfono y les dices que el sistema te da error. Lo primero que te dicen es que seguramente será culpa tuya, que no tendrás certificado digital. Sí, lo tengo. Pues entonces lo tendrás caducado. No, no está caducado. Pues entonces no te podemos dar cita hasta después del verano. Ya pero si no pago me sancionan con un recargo. Bueno pues usted pague por el banco y ya está. Ya pero, ¿y los papeles cuando los llevo al registro? No se preocupe, usted pague y luego ya se verá. O sea, en lugar de darme una solución, lo único que me ofrecen es ¡soltar la pasta! ¿Acaso no podía haberme dado una dirección de correo electrónico para enviar la documentación escaneada? ¿Acaso no podía haberme dicho que lo enviara todo por correo postal certificado, ahora que están estrenando estética arcoiris? No, lo primero es la pasta y luego ya se verá… Así nos va… paguitas, asesores, coches oficiales, casoplones y subida de impuestos… sólo quieren pasta y más pasta…

Hazte socio

Debes leer  La calle Orellana

Sobre el autor

ocrap ocinocal

ocrap ocinocal

Licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad Juan Carlos I. Varios másters de gestión de gestorías y experto profesional de las letras y las matemáticas de toda la vida. Experiencia de más de diez años en multitarea focal y bimodal. Seguidor del estilo Parco Lacónico.

Escribir un comentario

Escribir un comentario

El tiempo