Hazte socio/socia del periódico y apoya el periodismo independiente y crítico en Alcalá

No es el bosque pintado de Oma, ni siquiera un torpe remedo de la obra del artista vasco Agustín Ibarrola. La pintura en los bolardos de la calle Sánchez Perrier no tiene nada que ver con la creación, sino con el vandalismo de quienes confunden el espacio público con su casa.