Santa Justa. / SA.

Hazte socio/socia del periódico y apoya el periodismo independiente y crítico en Alcalá

Nuevo diseño del logotipo de La Voz de Alcalá

Súmate a los canales de alertas móvil de La Voz de Alcalá. Estamos en WhatsApp y Telegram. Entra y entérate de todo al instante.

La estación de Sevilla Santa Justa cumple 30 años de servicio, con un balance superior a 208 millones de personas que han transitado por sus instalaciones hasta el día de hoy.

Sevilla Santa Justa entró en servicio en la madrugada del 2 de mayo de 1991, unificando en una sola terminal ferroviaria todas las circulaciones con origen/destino Sevilla, divididas con anterioridad entre las antiguas estaciones de Plaza de Armas y San Bernardo.

Durante estos 30 años, Sevilla Santa Justa, gracias a la alta velocidad ferroviaria, se ha convertido en la puerta de entrada de la ciudad de Sevilla, y en una infraestructura clave para vivir acontecimientos singulares, como la Exposición Universal de 1992 y el Campeonato del Mundo de Atletismo de 1999, entre otros, o de acontecimientos deportivos, lúdicos y culturales que se repiten cada año con la llegada de miles de personas gracias a eventos deportivos y culturales, la Semana Santa y la Feria de Abril.

Además, Adif ha impulsado el uso de Sevilla Santa Justa más allá de los servicios ferroviarios como un gran espacio en el que se desarrollan de manera permanente actividades de tipo comercial y cultural, a través de la marca tiendas de la estación y el programa Estación Abierta.

De otra parte, Sevilla Santa Justa, por la modernidad de sus instalaciones, se convirtió desde su inicio en un lugar de ensayo para la mejora constante de los servicios a los clientes, destacando las pioneras mejoras en materia de accesibilidad.

Junto a los ascensores, escaleras fijas y mecánicas, como facilitadores de accesibilidad, la estación sevillana introdujo por vez primera en España el uso de rampas mecánicas, como medio de acceso cómodo y seguro desde el vestíbulo a los andenes y viceversa. Además de un suelo antideslizante instalado en vestíbulo, pasillo laterales y pasarela.

Estas iniciativas impulsaron el diseño de un nuevo modelo de estación, en la que se priorizó la accesibilidad total, eliminando barreras arquitectónicas que impidiesen el acceso al vestíbulo desde la calle o la comunicación de éste con andenes y zonas comerciales, facilitando de esta manera el tránsito de personas con discapacidad y la circulación con carros portaequipajes.

Prueba de estas mejoras son los premios y galardones que Santa Justa obtuvo nada más abrir sus instalaciones:

  • 1991: Premio Helios concedido por la CEE por la eliminación de barreras arquitectónicas para personas con movilidad reducida.
  • 1992: Premio Brunel de Arquitectura, concedido por la UIC (Unión Internacional de Ferrocarriles).
  • 1993: Primer Premio de Arquitectura Española, concedido por el Consejo Superior de Colegios de Arquitectos de España.

Mayo de 1991, el nacimiento de una estación

Santa Justa se convirtió el 2 de mayo de 1991 en la nueva y única estación ferroviaria de viajeros de Sevilla. En ella se concentran todos los servicios que se prestaban con anterioridad en la estación de San Bernardo, cerrada al tráfico ferroviario esa misma madrugada.

La estación, ubicada en el antiguo Prado de Santa Justa, al que debe su nombre, junto a la avenida de Kansas City, nacía equipada con doce vías: seis de ancho nacional (vías 7 a la 12) y seis de ancho UIC, destinadas a las circulaciones de Alta Velocidad (vías 1 a la 6). Estas últimas entraron en servicio con la puesta en funcionamiento de la Línea de Alta Velocidad Madrid-Sevilla en abril de 1992, coincidiendo además con la apertura de la Exposición Universal de Sevilla.

Su superficie total y zonas anexas es de 80.000 m2 distribuidos a través de la plaza de acceso, la cabecera de la estación y el patio de andenes.

Sevilla Santa Justa fue diseñada por los arquitectos Antonio Cruz y Antonio Ortiz que utilizaron para su ejecución elementos característicos de la arquitectura sevillana como el ladrillo visto, los arcos o la gran altura de sus techos, con un eje central identificado con su gran vestíbulo diáfano, de una superficie aproximada de 3.000 m2.

Los locales y servicios comerciales de la nueva estación se pusieron en funcionamiento paulatinamente a lo largo de los meses siguientes y hasta 1992, concluyendo el proceso con la incorporación de la Línea de Alta Velocidad Madrid-Sevilla el 21 de abril de 1992.

En 1992 transitaron por la estación más de 9 millones de personas, barrera aritmética que no fue superada de nuevo hasta el año 2017. El récord de visitantes anuales se sitúa en los 9.375.688 del año 2018.

Tiendas de la Estación

Sevilla Santa Justa es hoy un referente de las estaciones modernas que han ido evolucionando junto con el ferrocarril, adaptando sus espacios y servicios a la demanda de los usuarios y ciudadanos de la población. Esta evolución se inició en el año 2001 con la apertura del Centro de Viajes, nuevo espacio que alberga todos los servicios ferroviarios.

En el año 2002 Santa Justa se convierte en una de las primeras terminales de España certificadas por la nueva ISO 9001/2000, con nuevos elementos de medición como la satisfacción del cliente y de los trabajadores de la estación.

En el año 2004 la estación obtiene la certificación medioambiental que concede AENOR según la Norma UNE-EN-ISO 14.001.

La certificación concedida asegura el adecuado tratamiento de toda la gestión de residuos, así como de vertidos, emisión de ruidos y racionalización de recursos. Para la consecución de esta certificación se realizaron analíticas de aguas de vertidos y mediciones de ruidos y se impulsó la racionalización del consumo de recursos naturales.

En el año 2005, el nacimiento de Adif supone un cambio en la gestión de las estaciones, integradas hasta ese momento en Renfe. Ese mismo año se produce también un cambio en la gestión comercial de Santa Justa, implantando en su gran vestíbulo la marca, tiendas de la estación, con la ampliación de la superficie comercial configurada como una galería acristalada, homogeneizando su imagen a la de otras ocho grandes terminales que en su día incorporaron estos nuevos servicios.

tiendas de la estación es una marca registrada propiedad de Adif. En este momento se ubican 26 locales comerciales. Hoy día son muchos los viajeros que ven en Santa Justa una combinación de estación ferroviaria y galería comercial.

De este modo, Sevilla Santa Justa se convirtió en la novena terminal que cuenta con esta marca consolidada. Para ello, la inversión total realizada por Adif ascendió a 781.000 euros. Los trabajos realizados consiguieron la recuperación del vestíbulo de la estación como una gran plaza cubierta y un área diáfana preparada los flujos de usuarios y visitantes.

Santa Justa, programa Estación Abierta

Dentro las acciones de Responsabilidad Corporativa y Sostenibilidad de Adif, concretamente como parte de las acciones que tratan de optimizar nuestro impacto social externo en los entornos locales, Adif cuenta desde 2008, con un programa de actuaciones denominado Programa Estación Abierta.

Este programa es la herramienta para coordinar y desarrollar iniciativas culturales, sociales y medioambientales en estaciones ferroviarias gestionadas por Adif, como es el caso de Sevilla Santa Justa, siempre bajo criterios de responsabilidad social y sin fines comerciales.

Su finalidad es potenciar la conexión social de la estación con su entorno y aumentar de esta forma el valor que Adif aporta en los lugares donde se desarrolla su actividad. El programa se articula en tres ejes de actuación:

  • Apertura de la estación al entorno (visitas y actividades sociales).
  • Sensibilización en valores mediante la colaboración con ONG y otras entidades sin ánimo de lucro (exposiciones, mesas informativas, captación de socios o fondos, flashmob, conciertos, etc.
  • Acciones culturales para la promoción de artistas noveles (conciertos y exposiciones).

El Programa Estación Abierta es el principal instrumento de Adif para materializar la colaboración con el tercer sector, poniendo a su disposición, de forma gratuita, una plataforma excelente (cada año más de 150 millones de personas pasan por las estaciones de Adif) para realizar actividades que les ayuden a sus objetivos, a la vez que las estaciones aumentan su valor para los ciudadanos al proporcionarles contenidos culturales, sociales o ambientales.

Obras de mejora en la estación de Santa Justa

Durante todos estos años, además de una labor constante de mantenimiento de las instalaciones se han desarrollado importantes obras de mejora, en especial de la accesibilidad.

A principios del año 2011 concluyeron una serie de obras que contaron con una inversión total superior a los 8,1 millones de euros y tuvieron como precedente otras obras complementarias para la modificación de la altura de los andenes de parada de trenes de cercanías, para adaptarlos a las nuevas unidades que permiten la accesibilidad total entre andén y tren.

Esta actividad fue completada con la nueva instalación de paneles informativos de llegadas y salidas de trenes, teleindicadores en andenes y nueva megafonía.

Otra de las intervenciones realizadas en Sevilla Santa Justa que concluyeron a principios de 2011, por valor de 6 M€, abordaron la construcción de una nueva instalación de climatización en el vestíbulo de la estación. Estos trabajos incluyeron la eliminación de las máquinas interiores y de otros elementos innecesarios del sistema de climatización; la puesta a punto de las tres máquinas de climatización, sistema aire-agua; la sustitución de conductos de impulsión y retornos en mal estado; la reparación de aislamientos de tuberías; la incorporación a las nuevas plantas de la red de cortinas de aire del vestíbulo en la obra de reforma de la estación y la actualización de los equipos en el sistema de monitorización de la instalación.

Además de las anteriores, dentro de este mismo contrato se ejecutaron obras de la ampliación de las marquesinas bajas y de los elementos de cubierta de las bóvedas, así como la mejora de las prestaciones de climatización e iluminación.

Con ello se logró que loa andenes estuviesen cubiertos al completo. Además, se prolongó la longitud de las marquesinas en más de 30 m. Esta solución de conexión de marquesinas bajas y bóvedas se realizó respetando la tipología y el cromatismo existente, y para ello, el proyecto ha contado con la participación de los arquitectos autores de la estación de Santa Justa.

En el apartado de accesibilidad se instaló y renovó el pavimento especial que sirve de guía a las personas con discapacidad visual en sus desplazamientos por la estación. Dicho pavimento, conocido como podotáctil, está formado por baldosas con relieves en forma de botones o estrías que permiten identificar y seguir itinerarios. Estos elementos consisten en unas bandas con una botonadura en los lados de cada andén, que al ser pisada es muy perceptible para el cliente y anuncia la zona de proximidad al tren en la que se encuentra. Su instalación abarca en los bordes de los andenes de las vías 1 a 13 de la estación, así como en las zonas de embarque a ascensores, escaleras fijas y embocadura del paso inferior.

Del mismo modo se instalaron unas bandas de leds luminiscentes en los andenes que prestan servicio a las circulaciones de cercanías y media distancia, que indican la proximidad y detención de trenes.

En lo que se refiere a las mejoras de accesibilidad, el sistema implantado cuenta con el beneplácito del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) y supone una ayuda importante para el desplazamiento de estas personas.

Desde julio de 2007 Santa Justa dispone del servicio de atención y asistencia a viajeros con discapacidad. Se trata de un servicio personalizado que orienta, informa (incluyendo Lengua de Signos) y facilita al viajero el acceso y tránsito por las estaciones y le asiste en la subida y bajada de los trenes.

La implantación de este servicio se realizó en colaboración con CERMI, en una apuesta por mejorar las condiciones de accesibilidad y lograr la accesibilidad total, que ha ido permitiendo en estos 30 años la incorporación de nuevos clientes y ciudadanos al sistema ferroviario.

La estación también ha ido adaptándose al uso de las nuevas tecnologías tanto a nivel de los servicios de información y atención al viajero como en el terreno de la iluminación. En esta tipología se enmarcan las actuaciones para la optimización del alumbrado, mediante la sustitución de luminarias por otras de bajo consumo y la adecuación de la iluminación a los niveles, tiempos y espacios mínimos exigibles, consiguiendo el máximo de ahorro energético. Estas medidas de ahorro energético también se han puesto en marcha en cuanto al uso de la climatización de las instalaciones.

En los últimos años, las principales inversiones en el ámbito de Santa Justa han estado orientadas a la ampliación de la capacidad de su infraestructura ferroviaria, con vistas al previsible aumento del tráfico derivado de la liberalización del mercado ferroviario de pasajeros, desde el pasado 14 de diciembre.

Estas obras consisten en la ampliación de la capacidad de las vías de estacionamiento, que permitan la llegada de nuevos operadores ferroviarios. Además del redimensionamiento del Centro de Viajes para permitir que los nuevos operadores dispongan de puestos de información y venta de billetes, así como otras instalaciones complementarias.

Gracias a estas inversiones, Santa Justa afronta su tercera década manteniendo su posición como una de las estaciones de referencia en la Red Ferroviaria de Interés General (RFIG), adaptando sus espacios y servicios a las necesidades cambiantes de los usuarios del ferrocarril y a un mercado abierto a la competencia de diversos operadores de transporte ferroviario.

Medidas Anti Covid

A raíz de la Declaración del Estado de Alarma por la pandemia mundial por Covid-19 en marzo de 2020, se activaron una serie de medidas en las estaciones gestionadas por Adif, Santa Justa entre ellas, con el objetivo de garantizar la seguridad, tanto de sus usuarios como de los trabajadores de Adif.

Entre otras medidas, en Santa Justa se instalaron máquinas de hidrogel, activadas sin necesidad de contacto, así como carteles informativos recordando a los usuarios del tren la recomendación de mantener una distancia social adecuada y las principales medidas de seguridad para evitar el contagio. Además, como en todas las estaciones de la red, Adif intensificó también en Santa Justa las medidas de higiene y se llevaron a cabo actuaciones complementarias de desinfección.

Estas medidas, junto con las adoptadas por los operadores de transporte, han contribuido para convertir a Santa Justa una estación segura para sus usuarios.

Deja un comentario