Hazte socio/socia del periódico y apoya el periodismo independiente y crítico en Alcalá

De acuerdo a Statista, portal web de estadísticas y estudios de mercado, España es el quinto país europeo con mayor facturación en apuestas y juegos de azar, tan sólo por detrás de Italia, Reino Unido, Alemania y Francia.

En los próximos años, el segmento online del juego experimentará un marcado crecimiento en Europa. Las previsiones de Statista Research & Analysis indican que los ingresos brutos de los operadores de juego en internet aumentarán a un ritmo anual del 7% hasta 2025, año en que la cuota del juego online sobre el total será del 33,6% – en contraste con el 24,8% de 2019.

En España, el crecimiento del juego por internet ha sido una constante desde hace más de un lustro. Según la Dirección General de Ordenación del Juego (DOGJ), entidad reguladora del sector, los ingresos de las páginas apuestas deportivas y webs de juego online han crecido todos los años desde 2013, año de entrada en vigor de la ley de juego actualmente vigente en el país.

De acuerdo a los datos más recientes suministrados por la DGOJ, relativos a su Informe Anual sobre el juego online en España, la industria del juego en internet alcanzó la cifra récord de 850 millones de euros de facturación en 2020, lo que supone un aumento del 14% en comparación con el año precedente.

Las apuestas deportivas, la opción preferida en España

Los operadores de apuestas son los que se llevan una mayor porción del pastel de ingresos online – 43% del total – aunque seguidos de cerca por los que ofrecen juegos de casino, que han crecido con mayor vigor a lo largo del año pasado. Las casas de apuestas en España operan online de forma mayoritaria, y además están muy involucradas en patrocinios deportivos.

Baste decir que en la temporada actual de LaLiga española de fútbol, diecinueve de los veinte equipos de primera mantienen algún tipo de acuerdo con casa de apuestas, y en muchos casos como espónsor principal; pero también en la segunda división los convenios con casas de apuestas están a la orden del día.

Esta situación cambiará no obstante de forma radical en agosto. A partir de ese mes, los patrocinios de casas de apuestas a equipos de fútbol – y otros deportes – estarán terminantemente prohibidos, y las previsiones indican que ello tendrá un impacto demoledor en el fútbol profesional y en las casas de apuestas de fútbol en España.

Los ingresos de los clubes se desplomarán

Según cálculos de la Asociación Europea de Juegos y Apuestas (European Gaming & Betting Association) la prohibición de patrocinios afectará negativamente a 41 de los 42 equipos de primera y segunda división. Y estos clubes ya han sufrido un enorme retroceso en sus ingresos debido a la pandemia, de 80 millones de euros – en ingresos publicitarios desde marzo de 2020.

El objetivo que el actual gobierno de España persigue con la restricción de publicidad a empresas de apuestas es poner freno al juego problemático, y evitar que jugar se pueda convertir en un problema. Sin embargo, los datos sobre adicción al juego en el país demuestran que dista mucho de ser un problema social.

Así lo evidencia un estudio publicado en octubre por la Universidad Carlos III de Madrid. En él se recoge que, si bien el 85% de la población en España participa en algún tipo de juego o apuesta cada año, sólo un 0,3% de los españoles tiene un problema de adicción al juego. Este porcentaje es, de hecho, uno de los más bajos a nivel mundial y sitúa al país al mismo nivel que Noruega en este sentido.

Deja un comentario