Un incivilizado ciudadano descargó este frigorífico a la entrada del camino hacia el Algarrobo, quizás con la presumible intención de dotar a los visitantes de bebidas refrescantes en espera de la construcción de un bar en el centro del parque Oromana. El problema es que no tenía conexión eléctrica para poder enfriar las bebidas. La idea pudiera ser interesante.

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a [email protected] Si ya eres socio puedes acceder con tu cuenta desde aquí