Javier Barón. / LVA.

Hazte socio/socia del periódico y apoya el periodismo independiente y crítico en Alcalá

Nuevo diseño del logotipo de La Voz de Alcalá

Súmate a los canales de alertas móvil de La Voz de Alcalá. Estamos en WhatsApp y Telegram. Entra y entérate de todo al instante.

Con la intención de rendir homenaje a las mujeres que han sido núcleo y pilar fundamental en su camino vital y profesional, el bailaor Javier Barón estrena los días 10 y 11 de julio, en el Castillo de Alcalá de Guadaíra, y dentro del marco que ofrece el Festival Internacional de Danza de Itálica, su nuevo espectáculo, ‘Entre Mujeres’: una obra con la que el alcalareño regresa a los escenarios para mostrar todo su potencial creativo.

Barón llega para presentar un estreno absoluto en su propia casa, Alcalá de Guadaíra, con ‘todo un homenaje a la figura de la mujer, a través de las mujeres de su vida’, como ha declarado Pedro Chicharro, director de la cita internacional.

Javier Barón estará en el Festival de Itálica rodeado de un elenco con marcada presencia femenina, integrado por las voces de Melchora Ortega y Natalia Segura al cante, la bailarina contemporánea Rocío Barriga y Beatriz Rivero a las palmas, este espectáculo de Javier Barón, Premio Nacional de Danza 2008, pisará el escenario del Castillo de Alcalá para atravesar con su baile aquellas enseñanzas y emociones que le han inculcado las mujeres de su vida: desde la fuerza de su madre, de la que ha dicho «me dio la vida y el baile», a la ternura y cuidados de sus abuelas y tías, pasando por la pasión, el amor, los encuentros y desencuentros de sus parejas y amores. Sobre el escenario que ofrece el Castillo alcalareño en esta edición al Festival, estarán todas esas mujeres «interpretadas» por cuantas personas integran el espectáculo. Barón ha confesado que la muerte de su madre fue uno de los motivos que le llevó a realizar esta investigación, un trabajo que ha ido madurando junto a David Fernández Troncoso.

Para esta propuesta escénica, cuyo vestuario cuenta con la firma de Manuel Martín, se ha partido de una sencilla y cuidada puesta en escena en la que la luz y las imágenes son el hilo conductor que permite al espectador acompañar al artista por las distintas épocas de su vida y disfrutar de la esencia de su baile elegante, sólido y majestuoso. Este montaje nace de la idea del regreso del artista a su casa familiar tras el fallecimiento de su madre y, desde ahí, desde el hogar que ha sido testigo de toda una vida, se inicia un recorrido por siete escenas y un prólogo abordando diversos palos como las bulerías, el martinete/seguiriya, las alegrías o la soleá de Alcalá. Además, la obra, contará con piezas coreográficas más libres donde se muestran también otras influencias musicales presentes en el concepto dancístico de Javier Barón.

Javier Barón en el Festival de Itálica

 Como explica el director y dramaturgo, David Fernández Troncoso, que cuenta con una sólida trayectoria como actor, director teatral y productor, se trata de un espectáculo “lírico” en el que ambos han tratado de profundizar en los orígenes del artista. Fernández Troncoso se encarga actualmente de la dirección artística del Centro San Miguel de Alcalá de Guadaíra, y dirige la empresa Endirecto FT. Fernández ha destacado la madurez de Barón sobre el escenario, así como su alejamiento de ‘la dictadura de la juventud, pues el artista, es artista siempre, y Barón posee una capacidad para aumentar y demostrar el arte’, pese al paso del tiempo. En este mismo sentido, el bailaor ha reflexionado que siempre recomienda a los jóvenes y a sus propios alumnos ‘que siempre se encuentren en activo, siempre han de estar aprendiendo y perfeccionando sus conocimientos’.

En el montaje que se estrenará en el Castillo de Alcalá, Barón realiza un importante trabajo introspectivo recordando a esas mujeres que han sido referente en su vida y que, según el artista, le han hecho ser “la persona que soy hoy”. Partiendo de “una página en blanco” se sumerge en el universo femenino y revisa desde ahí su pasado, sus experiencias y sus emociones más profundas. En este sentido, como apunta el propio artista, ‘Entre mujeres’ es también “una obra de liberación personal, de reconciliación con uno mismo, de reconocimiento a quiénes nos acompañan en el camino y de reivindicación de una vida dedicada al baile flamenco”.

Deja un comentario