Portada » La vara de medir y contumacia (II)
Cosas de mi ciudad

La vara de medir y contumacia (II)

Señor Sánchez, secretario general del PSOE, de usted opino que lo suyo es ser impenitente. Su fijación con el señor Rajoy y por ende con el PP, raya con lo patológico. Lo que a mi juicio perjudica a su partido, pues con su contumacia, a veces insultante, se olvida de los ciudadanos a los que debe decir si tiene algún programa de gobierno.

Sánchez, días pasados en televisión, aludía usted a la cultura y dignidad política.

Acláreme por favor ¿A qué cultura y dignidad política se refiere? ¿La suya? Lenguaraz cuando de las presuntas «fechorías» de otros se trata. Silenciosa cuando el barro salpica a su partido.

Usted, en los casos que presuntamente afectan a los suyos, se enroca y envuelve en la bandera de la presunción de inocencia, mientras que tozudamente la niega para sus adversarios.

Vuelvo a preguntarle: ¿acaso no es una burla a los españoles el hecho de que contumaz niegue su apoyo a los Presupuestos sin otro fundamento que «su no es no»?
¿Sabe cómo le veo políticamente? Pues cómo el abanderado de la más barata demagogia. Lo más parecido a un lobo revestido de piel de cordero. Sinceramente, no me fío de usted.

Podría seguir escribiendo sobre su cultura y dignidad política. Lo dejo ahí.

Señor Sánchez, con extrema frialdad le repito. ¡Váyase a su casa! No acabe de destruir su partido. España lo necesita, a usted no.

Señor Rajoy. Usted ha tenido el mundo en sus manos. Ha hecho gala de esa mentada cultura y dignidad política. ¡Pero…! Le han echado tanto barro encima que apenas si se le ven las barbas. Y ello, ante su inacción.

Consiguientemente de todo lo que pasa en el Partido Popular, como tal partido, es usted presuntamente culpable. A mi juicio lo es por hacer uso de un exceso de confianza, por su enfermizo «buenismo» y una manifiesta falta de vigilancia en los órganos y cargos del mismo.

El Partido Popular es hoy un náufrago. Sin un amigo que le lance un salvavidas y con muchos enemigos políticos y voceros que lo bombardean inmisericordemente y esbozan una sonrisa de satisfacción viéndole hundir.

A los dos hago saber: hoy España necesita a sus partidos limpios y libres de toda sospecha. Y ello sería posible renovándolos con caras nuevas, alejadas de mentiras, corruptelas y corrupciones. Jóvenes y suficientemente preparados.

(Continuará)

Sobre el autor

Sócrates

Sócrates

Sócrates (Alcalá) filósofo clásico griego considerado como uno de los más grandes, tanto de la filosofía occidental como de la universal. Fue maestro de Platón, quien tuvo a Aristóteles como discípulo, siendo estos tres los representantes fundamentales de la filosofía de la Antigua Grecia.

Escribir un comentario

Escribir un comentario

El tiempo

tiempo.es